En Español – Ciudadanos en pro del Agua Potable Alrededor de Badger (CSWAB)

El agua es nuestro recurso natural mas preciado. “Agua” significa mucho mas que el elemento líquido que sale del grifo. El agua es parte de nuestra vida y nos pertenece a todos. Nuestro hermoso Wisconsin Riverside, cerca del Lago Devil, y los manantiales que nacen en Baraboo Hills están amenazados por la polución que emana de la Badger Ammunition Plant y por ello tenemos que asegurarnos que tales recursos hídricos sean protegidos para que nuestras familias puedan disfrutarlos yendo de pesca y acampando en sus alrededores. Nuestro propósito es un futuro limpio y saludable para nuestros hijos y nuestro medio ambiente. El nuevo año trae consigo un renovado compromiso con:

ARROYOS Y LAGOS LIMPIOS (CLEAN LAKES AND STREAMS)

La clausurada Planta Badger está situada en las cuencas de Honey Creek y Wisconsin River, principalmente en los terrenos de la antigua Sauk Prairie. Hay trece estanques dentro de esta área, algunos de ellos se formaron en fosos improvisados, otros son estanques de las antiguas fincas, y otros son estanques termales naturales.

La laguna de extensión más grande es la Ballistics Pond de 7 acres, que drena alrededor de 1000 acres al norte de la Planta Badger y 450 acres de propiedad de la Planta. De conformidad con la Wisconsin Division of Health, el nivel de mercurio detectado en peces boca grande “largemouth bass”, fué de 0.78 por millón. Por tal motivo las personas que sean muy sensibles al mercurio, incluyendo mujeres embarazadas y niños menores de 15 años no deben consumir ningún tipo de este pescado, y otras personas distintas a las antes descritas, no deberán ingerir anualmente mas de 13 comidas que lo contengan. El mercurio es una neurotoxina, lo que significa que afecta el cerebro y el sistema nervioso. Niños pequeños, y especialmente los que están por nacer, están expuestos a un riesgo mayor de sufrir los perjuicios ocasionados por el veneno del mercurio, ya que sus cerebros están aún en desarrollo.

CSWAB esta impugnando la decisión del DNR de Wisconsin, de no ejecutar la limpieza de la Laguna. La Ballistics Pond se utilizo en un tiempo como estanque de evaporación y sedimentación para aguas industriales desechables, es uno de los 92 depósitos de agua internos del Estado de Wisconsin, que exhibe un enorme letrero de advertencia “NO BEBA DE ESTA AGUA”, muchísimo mayor, que el de otros letreros generales, que tienen distintos depósitos de agua en Wisconsin.

Pruebas recientes que se llevaron a cabo en otros sitios, incluyendo la Bahia Gruber´s Grobe, sobre el Lago Wisconsin, indicaron que la Planta Badger es la mayor fuente de contaminación de mercurio tanto dentro, como en sus alrededores. Sin limpiarla, la pesca recreativa, los criaderos de peces, y otros usos sostenibles futuros, no serán posibles.

A pesar del esfuerzo de limpieza realizado hace 2 años por el Ejercito, con un costo de $6´000.000 la Bahia Gruber’s Grove sobre el Lago Wisconsin – desembocadura de aguas desechables industriales y sanitarias de Badger – es aún la bahía más contaminada sobre el Lago Wisconsin, y el foco acuático más tóxico de todo el Estado.

El posponer su limpieza significa que los pozos de las residencias vecinas, están en riesgo adicional. Debido a que en esta área, se hallan los puntos más elevados o más próximos a la superficie, del nivel que alcanza el agua, en los pozos del agua potable bien puede estarse filtrando agua del lago, que durante su recorrido subterráneo ha pasado a través de sedimentos contaminantes. Estamos presionando al Ejército para que realice pruebas del agua de estos pozos privados para detectar contaminantes que puedan provenir de la bahía. Paradójicamente el Ejército gasta cada año, alrededor de $1´000.000 monitoreando dentro de la base, la calidad del agua, que no se utiliza para beber.

CSWAB conceptúa que nuestros lagos y arroyos deben quedar libres de toxinas dejadas por el Ejército. Mediante la presión que se ejerza para lograr una óptima descontaminación de lagos y arroyos, se garantizará para las futuras generaciones lugares limpios para disfrutar, pescar y jugar.

AGUA POTABLE Y SALUDABLE (SAFE AND HEALTHY DRINKING WATER)

El agua subterránea es el único recurso que tenemos para abastecernos de agua potable. Los pozos de suministro de agua para la comunidad que están cerca de Badger, suplen las ciudades de Prairie du Sac, Sauk City, y a los habitantes de Bluffview. En las áreas rurales el agua potable proviene de cientos de pozos privados que también dependen del agua subterránea para abastecerse. En conjunto, más de 8.000 personas viven en un radio de 4 millas alrededor de Badger. Dentro de la base misma, se usa para beber y otros usos, el agua que suministran 5 pozos de aguas subterráneas.

Por más de 30 años, al sur de Badger, un escape subterráneo de agua contaminada fluye hacia el Río Wisconsin. Aunque el Ejército ha hecho muchos esfuerzos para eliminar este foco de contaminación, las aguas subterráneas del sur de Badger aún NO son aptas para beber. De conformidad con la Wisconsin Division of Health, el mayor efecto nocivo para la salud, asociado con un bajo nivel de exposición a aguas subterráneas contaminadas con cloroformo, y tetracloruro de carbono – es cáncer, particularmente en el hígado, pulmón y riñones.

En otras áreas de Badger, las aguas subterráneas están contaminadas con solventes (cloroformo, tricloroetano, y 1,1,1-tricloroetano), explosivos (2,4-DNT, 2,6-DNT) metales tóxicos (cadmio, cromo, y plomo), derivados del petróleo, (benzina), sulfatos y nitratos.

No obstante, el Ejército es enfático al afirmar que restaurar el suelo y las aguas subterráneas de Badger a su condición sanitaria natural, es demasiado oneroso, e insiste además que los requerimientos de la EPA para un nivel superior de descontaminación son demasiados altos. En vez de ello, el Ejército se mantiene colocando barreras entre las zonas limpias y las contaminadas, como medida alternativa adecuada. En el año que comienza, esperamos un diluvio de propuestas del Ejército, para cubrir más que para limpiar la polución ambiental.

Este esfuerzo para comprometer la descontaminación no se limita a Badger. En Diciembre pasado los funcionarios del Department of Defense presentaron un Memorando estratégico de 24 páginas, esbozando un plan para una “campaña multi-anual” para eximir al Ejército de Leyes Federales incluyendo el “Marine Mammal Protection Act”, el “Endangered Species Act”, el “Clean Air Act”, así como reglas concernientes al manejo de desperdicios sólidos y de riesgo. La estrategia busca también que el Congreso declare que las municiones depositadas y que permanecen en rangos de operaciones del Ejército no sean vistas como -desperdicios sólidos-, disposición ésta que -de un tajo-, exoneraría al Pentágono de tener que limpiar los viejos armazones/esqueletos, combustibles y otros constituyentes de armamento que convierten lugares como Badger Army Ammunition Plant en sitios que generan graves riesgos para la salud pública.

Por otra parte, el Pentágono planea implementar una Ley alternativa del medio ambiente que sirva como un incentivo para que organizaciones locales como CSWAB constituyan alianzas. Junto con tribus indígenas y otras partes interesadas, CSWAB esta trabajando con ejecutivos de EPA para garantizar que Badger cumpla a cabalidad con lo dispuesto por la Nacional Environmental Policy Act (NEPA) – (una Ley que exige mayor acción federal para que sea evaluada a través de Environmental Impact Studies y otros procesos públicos). Se esta trabajando conjuntamente para asegurarnos que el Ejército cumple con las propuestas de ejecución impuestas y que evalúa todos los impactos potenciales al medio ambiente. Estos esfuerzos contribuirán a proteger los recursos históricos y culturales, las tierras cultivables, las aguas subterráneas y superficiales, las especies de fauna amenazadas y en general todas las áreas críticas, incluyendo las plantas medicinales.

Nuestra objetivo es salvaguardar nuestras aguas subterráneas – que nuestra agua potable – cumpla con los estándares más estrictos de salud ambiental del Estado de Wisconsin.

BOSQUES Y PRADERAS SALUDABLES (HEALTHY FORESTS AND GRASSLANDS)

A pesar de estas dificultades, existe un gran potencial para construir un futuro fuerte y sostenible para las tierras que ahora están siendo ocupadas por la Planta Badger. Esta base clausurada del Ejército, está ubicada principalmente dentro de los terrenos de la antigua Sauk Prairie.

Se han identificado dieciséis vestigios de comunidades naturales incluyendo Prairire, Oak Savanna, Dry Forest, Soothern Hardwood, Swamp y Sandy Meadow. Hoy en día en todo el Estado de Wisconsin, quedan menos de 5.000 acres de praderas que representan apenas un 0.2% de los 2´100.000 acres que los europeos fundaron aquí.

“Grassland birds”, (Pájaros de los Pastizales), en particular, han podido sobrevivir y propagarse en la Planta Badger, convirtiéndola en una de las más críticas áreas de hábitat para este grupo de aves del Mildwest en condiciones de rápida extinción. Una encuesta llevada a cabo por la Society for Conservation Biology, reveló que la vida de las aves en la Planta Badger, incluye 16 especies consideradas amenazadas o de especial preocupación en Wisconsin, y así como 6 especies en estado de observación, debido a la aguda declinación de su población.

La contaminación residual que generaron años de producción militar y depósitos de basura, expone el hábitat de la vida silvestre y el ecosistema a alto riesgo. En numerosas partes de la Planta de Badger, los animales están expuestos a los riesgos de contaminantes del suelo, a través de la ingestión accidental o forzosa de alimento vegetal contaminado. De acuerdo con los estudios llevados a cabo por el mismo Ejército, los pequeños mamíferos están entre las especies en mayor riesgo. Riesgos estos asociados con la exposición a corto o largo término de los contaminantes del suelo, son algunas de las graves circunstancias que inciden sobre las condiciones naturales, y ocasionan impactos negativos en los pequeños mamíferos. Altos niveles de plomo, estaño y aluminio, son los contaminantes que según el Ejército, más contribuyen al enorme riesgo a que está expuesta la vida silvestre.

Altos niveles de plomo pueden afectar adversamente la supervivencia, el crecimiento, la reproducción, el desarrollo y el metabolismo de la vida silvestre. Los efectos tóxicos incluyen: alteración de las funciones normales del sistema nervioso central, el tracto gastrointestinal, el sistema muscular, y los órganos internos que tienen que ver con la producción de sangre, (médula ósea, bazo, amígdalas y nódulos linfáticos). El plomo atraviesa la placenta y llega a las crías a través de la leche. Altas dosis de plomo en los mamíferos induce al aborto, reduce o termina la preñez, y puede ocasionar que las crías nazcan muertas. Los efectos del plomo en dosis bajas, inducen a un comportamiento anormal y deterioro en la habilidad de aprendizaje, pero como es obvio, tales efectos son difíciles de confirmar en la vida silvestre.

Los riesgos se extienden en la Planta Badger a las especies de predadores mayores, tales como el zorro y el halcón. El estaño según reporta el mismo Ejército, significa un riesgo muy alto porque pasa a través de la cadena alimenticia, debido a la absorción de ciertos elementos de la pradera consumidos por estas importantes especies predatorias. También informa el Ejército que en otras áreas de Badger, altos niveles de aluminio aumentan los riesgos para el zorro y el halcón, aunque en menor grado para las aves pequeñas.

Para los animales que pastan, incluyendo venados y el ganado doméstico, los efectos del plomo están latentes, por ingestión accidental de tierra y de vegetación afectada. El plomo en los suelos se asocia con las plantas, a través de las raíces que ejercer un activo transporte de elementos del suelo, y por absorción de aquél que se adhiere al follaje. Especies tales como pequeñas aves y reptiles que regularmente pastan en áreas contaminadas, son seriamente impactadas.

El trabajo de CSWAB es asegurarnos de que los suelos están libres de toxinas militares y garantizar que las praderas, los bosques y otros ecosistemas ofrecen un medio ambiente saludable a la vida silvestre y a los seres humanos.

AIRE PURO (CLEAN AIR)

Durante las quemas a campo abierto, los materiales sólidos cambian su forma y son liberados a la atmósfera para luego depositarse sobre grandes áreas que resultan contaminadas en sus suelos, sus cultivos y la superficie de sus aguas. Las quemas a campo abierto producen productos nocivos de combustión, derivados de materiales eléctricos, materiales de recubrimiento o preservación, pintura de equipos, plásticos en general y otros materiales de construcción.

La Badger Army Ammunition Plant esta esperando utilizar las quemas a campo abierto como medio para descontaminar edificios donde hay nitroglicerina y nitrocelulosa. Como mínimo 100 edificios o más, se han programado para estas quemas a campo abierto. Es obvio, que tal medida implicaría un altísimo riesgo para el medio ambiente y la salud de los seres humanos.

Según Plexos Scientific, un contratista que trabaja para el Ejército, las quemas a campo abierto de estructuras contaminadas de explosivos, produciría “emisiones tóxicas” que incluyen: oxido nítrico, monóxido de carbono, asbestos, vapores y partículas de plomo, zinc, hidrocarbonos poliaromáticos y bióxidos. El plomo y otros constituyentes que van integrados en las emisiones transportadas por el aire, se posarán en predios y tierras de fincas adyacentes, y en la superficie de las aguas. Estos contaminantes son bioacumulables y persistentes en el medio ambiente y están listos para introducirse en la cadena alimenticia, exponiendo la salud de los seres humanos y de los receptores ecológicos a un enorme riesgo adicional.

A pesar de todos nuestros esfuerzos, la DNR de Wisconsin, ha aprobado las quemas a campo abierto, e inclusive el Ejército planea monitorear las emisiones tóxicas. La CSWAB está tratando de detener este proyecto llevando a cabo una revisión técnica adelantada por uno de nuestros Consultores. El plan de monitorear el aire, que fue remitido a la WDNR en Julio pasado, fue revisado por el Dr. Charles Gantzer, un ingeniero ambiental contratado por la CSWAB. El Dr. Gantzer conceptúa que el plan del Ejército que propone 8 estaciones monitoras a nivel del suelo y a lo largo de la línea del cercado de la Planta Badger, no puede suministrar un efectivo determinante del impacto real de la contaminación de las emisiones.

En el caso de que las quemas a campo abierto se realicen de todas maneras, CSWAB está trabajando en el sentido de que Unidades Móviles de Monitoreo se coloquen en lugares apropiados para medir con exactitud las emisiones que incluyen PCB y bióxidos. Este monitoreo adicional se hace indispensable para poder conocer cómo son volatizados en la quema de los edificios, contaminantes como el plomo y otros.

Estamos haciendo todo lo que esta a nuestro alcance para convencer a los Legisladores que es indispensable llevar a cabo en forma subsecuente, una prueba de seguimiento, sobre los terrenos circundantes, con lo cual se podría garantizar, que los contaminantes residuales no van a poner en riesgo la vida silvestre y la salud humana. Hasta ahora la WDNR pretende afirmar que tal prueba posterior “no es necesaria”. El Ejército anuncia, que una vez se apruebe el proyecto, tales quemas a campo abierto, continuarían por más de diez (10) años.

Una nota de pie de página determina que – por Ley del Estado, se requiere que cualquier quema, incluyendo las que sean permitidas por exención, DEBE LLEVARSE A CABO EN FORMA SEGURA Y LIBRE DE POLUCION, y CSWAB está haciendo todos los esfuerzos posibles para que así se haga.

La intitución: “Citizens for Safe Water Around Badger” (Ciudadanos en Pro del Agua Potable Alrededor de Badger), se creó en 1990, cuando la comunidad se enteró que los pozos privados de agua potable cerca de la Wisconsin Badger Army Ammunition Plant se habían contaminado y exhibían altos niveles de químicos que causaban cáncer. Los fundadores de esta organización conceptuaron que si se hubiera involucrado a la comunidad se podría haber prevenido esta tragedia y fundaron la CSWAB para habilitar y proteger de perjuicios adicionales, a los residentes circunvecinos y a los mismos trabajadores de la Planta Badger.

Desde entonces, la CSWAB ha venido trabajando para construir un futuro fuerte y sostenible para la pradera ocupada ahora por la Planta Badger. Esta base clausurada del Ejército, está ubicada principalmente en terrenos de la antigua Sauk Prairie. – Se han identificado, dieciséis vestigios de las comunidades naturales, incluyendo Prairie, Oak Savanna, Dry Forest, Southern Hardwood Swamp y Sandy Meadow. Hoy en día en todo el Estado de Wisconsin, quedan menos de 5.000 acres de pradera, lo cual viene a ser menos de un 2.% de los 2´100.000 acres, que los primeros colonizadores europeos fundaron acá.

Por otra parte, el Pentágono ha abandonado su compromiso de realizar una completa limpieza de Badger, teniendo en cuenta el desembolso de la enorme cantidad de dólares que ello implicaría, porque se han escogido los sistemas más costosos. La limpieza ambiental de 7.000 acres de la Badger Army Ammunition Plant seria el proyecto más colosal de la historia del Estado de Wisconsin, porque el costo remedial y/o terapéutico de este grave problema de contaminación, bien puede alcanzar los $250´000.000.

Estamos convencidos que la ciudadanía debe hacer responsable a toda – la industria química – incluyendo la militar de Estados Unidos, del perjuicio ambiental que ha ocasionado. Exigiendo una completa y efectiva limpieza, se garantiza que las futuras generaciones no estarán agobiadas con el legado de semejante carga de polución, que ha generado la Planta Badger.

Nuestra mayor aspiración es: “Un futuro limpio y saludable para nuestros hijos y nuestro medio ambiente”

La “quema a campo abierto” de PCBs, sentará un precedente muy peligros

La Badger Army Ammunition Plant está buscando excepción de una Ley Federal que prohíbe la “quema a campo abierto” de materiales de desecho que contengan más de -50 partes por millón- de Bifenilos Policlorinados (PCBs). Se ha detectado que la alta concentración de PCB en la pintura de ciertos edificios en la Planta Badger alcanza una proporción tan alta, que pasa de – 22.000 partes por millón – lo que significa unas 400 veces más que el límite permisible determinado por la Environmental Protection Agency (La Agencia para la Protección Ambiental) (EPA). A ninguna instalación militar en la nación se le ha permitido una “quema a campo abierto” de desechos contaminados que exceda el “Limite Federal de 50 partes por millón”. Si llegase a ser aprobada por la Environmental Protection Agency (EPA)una excepción que sea solicitada, por la Badger Ammunition Plant, ello abriría la puerta para que se efectuaran quemas de desechos contaminados, a niveles extraordinarios de PCBs no sólo en esta planta sino en otras bases militares de los Estados Unidos tanto en el país, como en el extranjero.

¿Qué son los PCBs y por qué los contienen algunas pinturas?

Los PCBs inicialmente fueron fabricados en 1929, pero debido a sus características cancerígenas, se prohibió su fabricación en l978. Hay 209 posibles componentes o substancias análogas a PCBs. Los fabricantes de pinturas utilizan, como plastificantes, alrededor de unas 5 a 12 partes de PCBs. En un principio se utilizaron PCBs en pinturas muy especializadas que eran destinadas a aplicaciones industriales o militares.

¿Qué sucede cuando usted quema PCBs?

Una “quema a campo abierto” ocasiona la liberación incontrolada de PCBs, bióxidos y otros productos de combustión dentro del medio ambiente. Tanto los PCBs como los bióxidos son persistentes, dentro del medio ambiente y no se degradan con facilidad.

Los PCBs pueden desplazarse con el aire a distancias enormes, hasta de 10 millas y depositarse en áreas muy remotas del lugar donde se liberaron estas nocivas partículas. Los PCBs al ser absorbidos por pequeños organismos, peces, y mamíferos marinos, alcanzan niveles que pueden ser miles de veces más altos que el agua misma.

La “quema a campo abierto” de PCBs da como resultado la formación de dibenzofuranos policlorinados (PCDFs). Estos compuestos son cancerígenos y su toxicidad puede alcanzar hasta 100 veces más que la toxicidad de algunos PCBs.

Alrededor de un 90% de exposición a bióxidos y furanos se da por la ingestión de alimentos contaminados. Los bióxidos y los furanos generalmente permanecen y se incorporan a los tejidos grasos de los animales, lo cual significa que cuando los humanos consumen cerdo, carne, pollo, pescado y productos lácteos están expuestos a esta fuente de contaminación.

¿Cuáles son los efectos potenciales en la salud pública?

La exposición humana a los PCBs es sumamente preocupante debido al amplio rango de efectos adversos que inciden en la salud, incluyendo irritaciones cutáneas, efectos en los sistemas reproductivo, de desarrollo, e inmunológico, enfermedades hepáticas, y cáncer. Algunos PCBs pueden disminuir o bloquear la acción de las hormonas que produce la tiroides, y otras glándulas endocrinas, afectando el crecimiento normal y el desarrollo del individuo.

Los niños que están por nacer, los recién nacidos y los de corta edad, constituyen los grupos de la población humana más vulnerables y que están expuestos a estos enormes riesgos, que como antes se menciona, inhiben el desarrollo normal del cerebro, los sistemas reproductivo, inmunológico, y endocrino. Los PCBs pueden pasar al niño que esta por nacer a través de la placenta, y al recién nacido a través de la leche materna cuando se alimenta a pecho.

¿Cuáles son los riesgos específicos para Badger?

El nivel exacto de riesgo es desconocido. La Environmental Protection Agency (EPA) está recogiendo actualmente información tanto del Ejército como de otras fuentes, que ayuden a responder los cuestionamientos planteados.

¿Cómo puede el ejército remover los PCBs y al mismo tiempo proteger la salud humana?

No prendiéndole fuego a estos desechos contaminados. Tal como se ha explicado en esta relación de hechos, el tratamiento térmico no sólo ocasiona una liberación incontrolada de PCBs dentro del aire, y los terrenos circundantes, sino que aumenta la toxicidad de los productos derivados que pueden convertirse en 100 veces más tóxicos que los mismos PCBs.

Ejemplos de tecnologías no térmicas incluyen, desactivación química, y biológica, penetración de fluido, tratamiento del ozono y remoción de los desechos por medio de robots.

Una vez más, la contaminación de PCBs, que exceda 50 por millón, se constituye en algo muy preocupante para un número relativamente pequeño de edificios, lo cual permite que sean factibles, tecnologías alternativas, que a gran escala no son fácilmente implementadas.

¿Cuál es el estado presente de la propuesta de Badger?

Bajo las Leyes actuales “cualquier persona” que desee deshacerse de desechos contaminados, por medios DISTINTOS al relleno sanitario, incineración, calderas de alta eficiencia y otros procesos autorizados de extinción, debe solicitar por escrito, un permiso ante el Administrador Regional de la EPA.

EPA afirma que aún está en la etapa de reunir información. El Ejército no ha sometido una aplicación formal de excepción. EPA emitirá una aprobación por escrito, si conceptúa, que el método que va a utilizarse para la extinción de desechos contaminados “no implica un riesgo irrazonable de perjuicio a la salud pública y al medio ambiente”.

Como mínimo 100 edificios o tal vez muchos más están programados para “quema a campo abierto”, y una vez se obtenga la aprobación para ello, esta quema continuará por 10 años, por lo menos.

Citizens for Safe Water Around Badger (Ciudadanos en Pro del Agua Potable Alrededor de Badger) (CSWAB) están trabajando para movilizar y habilitar a las comunidades rurales cerca de la Badger Ammunition Plant de Wisconsin, con miras a apoyar un futuro sostenible que proteja y restablezca la integridad del suelo, el agua, el aire, y la diversidad biológica.

Para más información contacte:

La CSWAB, E 12629 Weigand’s Bay South, Merrimac, WI 53561. Teléfono (608) 643 – 3124, o http//www.cswab.org

(Certified to be a Fair Translation into Spanish by M.E. Barragán)

Voices for CSWAB

“CSWAB has been on the forefront of the struggle to decontaminate our communities from the legacy of military toxics and engage in a collective effort for clean, healthy communities globally.”

Jill Johnston
Program Coordinator, Southwest Workers Union

Sign Up for Updates